El pudor de ser un centro Montessori

El pudor de ser un centro Montessori

Cuando empecé mi formación como guía Montessori lo hice llena de escepticismo.  Me llevaba la curiosidad y los estudios de mi carrera de pedagogía donde por encima se estudiaba el movimiento de Escuela Nueva.

Las personas que me conocen saben que soy una persona de carácter científico y que me molesta todo lo que se inventa para engañar a las familias y mercantilizar diferentes aspectos de la crianza y la educación.

Entonces cayó en mis mano sel libro «El método de la pedagogía científica» de la Dr. Montessori. Así descubrí  la faceta científica de la pedagoga que antes había sido doctora y su obsesión por investigar, sistematizar y recoger para publicar todo lo que aprendía.

El tiempo ha ido corroborando muchos de los supuestos que la Dr. Montessori enunció, la neuro-educación cada día demuestra que aquellos primeros estudios eran del todo acertados y que tanto el método, como los materiales se muestran como adecuados y consistentes a lo largo de los años.

El método Montessori es una metodología de reconocimiento internacional y una línea pedagógica con mucha más evidencia y resultados que la escuela tradicional.

Los centros y países con mejores resultados académicos sus aulas se parecen más a un ambiente Montessori que a un aula convencional. Lo mismo ocurre con la metodología, centrando el aprendizaje en el niño y no en los contenidos.

Pero seguramente lo que me cautivó fue esa filosofía de respeto al niño, de entender que adultos y niños simplemente somos personas de diferentes edades y que nuestra misión principal es preservar todo el potencial que se encuentra en el interior de cada niño y niña para que puedan desarrollarse con su máximo esplendor.

El estudio de la pedagogía y la filosofía Montessori  se ha ganado todo mi respeto. Ponerse el nombre de «Escuela Montessori» me causa incluso un cierto pudor porque realmente siempre estás aprendiendo, siempre se pueden hacer las cosas mejor, siempre temes no estar a la altura.

En Nunúbebé hacemos gala de un gran respeto por los niñ@s y sus familias, para las que nuestras puertas están abiertas siempre y poco a poco hemos ido transformando los ambientes y transformándonos en aspectos más formales de la pedagogía Montessori. Así que este año nos vamos a quitar el pudor, sin perder el respeto, para pasar a denominarnos «Escuela Montessori».

Vamos a necesitar de vuestra ayuda, siempre, porque podemos hacer las cosas mejor, con más humildad, más respeto, pero necesitamos empezar a andar en la dirección que hemos elegido.

Feliz comienzo de curso.

Sofía Bagüés

Directora Escuela Nunúbebé Montessori

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.