Taller de Educación Emocional – Entrevista

Taller de Educación Emocional – Entrevista

Del 2 al 27 de Julio hemos preparado unos talleres semanales de Educación Emocional y prevención del Acoso Escolar. Aquí os dejamos un pequeño artículo con entrevista a la profesional que lo impartirá.

Silvia Crespo (Santa Isabel, Zaragoza 1992) es Psicóloga, especialidad Sanitaria por la Universidad de Deusto.
Desde una perspectiva cognitivo-conductual, basa su trabajo en la teoría de las emociones desde la cual se puede construir una salud mental saludable, a través de una lectura mental adecuada de los estímulos que el sujeto procesa, haciendo hincapié en la mejora del autoconcepto y el trabajo de la autoestima.
Ya hemos tenido la suerte de tenerla en otras ocasiones en el centro, pero esta vez viene con un proyecto propio, fruto de la formación en tratamiento de la prevención del bullying en niños y adolescentes.
Gracias por contestarnos  a estas preguntas. Empecemos por el principio ¿a qué edad hay que comenzar a trabajar con los niños la educación emocional?
 La evidencia empírica indica que la educación emocional actuaría como una forma de prevención primaria, ya que las competencias emocionales que resultan de ella reducirían la vulnerabilidad del individuo a factores como el estrés, la impulsividad, la depresión etc. Es por ello, que hay que comenzar a trabajar con niños educación emocional lo antes posible.
¿Está la alarma social sobre el acoso justificada?
Sin duda, en los últimos años los datos sobre víctimas acoso han aumentado considerablemente. Además, el auge de internet y las redes sociales, ha dado lugar a nuevas formas de acoso como el llamado “ciberbullying”. Estos tipos de acoso acarrean para la víctima problemas de rendimiento escolar, dificultades en la relación con sus familiares e iguales y problemas psicológicos como ansiedad, tristeza, aislamiento, baja autoestima.
¿Cuál es el papel de la familia en estos temas?
La familia tiene el papel más importante en el desarrollo emocional del niño. Para ello, es importante que los padres sean conscientes de sus propias emociones y sepan manejarlas, de esta manera podrán actuar como modelo para sus hijos y proporcionarles un soporte emocional estable y seguro.
¿Cuándo debemos los padres preocuparnos?
Debemos estar atentos a los cambios de comportamiento que se puedan dar en el niño. Sentimientos recurrentes de rabia y/o tristeza, “enfermar” y no querer ir al colegio, señales físicas, cambios en el rendimiento escolar… Son algunas de las señales a las que hay que prestar atención.
¿Nos das un consejo que podamos hacer en casa?
Como hemos dicho, es importante prestar atención a los cambios en el comportamiento del niño y ponerse en contacto con el centro en cuanto se sospeche de un posible acoso.
En la mayoría de los casos la víctima siente vergüenza y culpabilidad, por lo que no cuenta nada. Un entorno familiar con figuras de apego que ofrezca confianza y seguridad hará que el niño tenga más facilidad para compartir con sus padres lo que le sucede.
Por último, en caso de que nuestro hijo sea víctima de acoso, es recomendable acudir a un profesional para reducir las consecuencias negativas del mismo.
Muchas gracias!!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.