Niños y compras navideñas: una mezcla explosiva

Niños y compras navideñas: una mezcla explosiva

Los centros comerciales llenos de juguetes, luces y adornos navideños son una tentación inmensa para los niños que son esencialmente sensoriales y necesitan tocar todo para saber de qué material está hecho, si hace ruido o si se rompe.

Aunque todos los años están presentes  los buenos propósitos de no hacer un gasto excesivo en navidad,  la realidad es que terminamos haciendo demasiadas compras y haciendo muchos viajes para comprar los regalos.

Así que llevar a los niños toda una tarde a un centro comercial a las compras navideñas puede convertirse en un infierno que termine con el pequeño en el suelo, cansado, enfadado y con una rabieta. Si a todo eso le sumas tu propio cansancio y el estrés de la época navideña la experiencia puede ser muy amarga.

La mejor idea probablemente sea no llevar a los niños a las compras navideñas, túrnarte por ejemplo con tus familiares, si tienes hermanos ofrecerte a cuidar de los sobrinos una tarde y luego que ellos se queden con tus hijos puede ser una idea. O con unos amigos o una familia del cole que tengas confianza. Seguro que ellos tienen el mismo problema.

Piensa en los peques, ponte en su lugar, cientos de cosas atractivas que les rodean sin poderlas tocar, luces que llaman su atención y a lo que se dan cuenta están cansados o ya no aguantan en la sillita de paseo.

Si no te queda más remedio que ir con los pequeños, haz una lista. Si lo planificas bien gastas menos dinero, vas «a tiro hecho» y te ocupa menos tiempo. Si además compras en tiendas pequeñas evitarás los centros comerciales.

Y recuerda la navidad no tiene que ver con la cantidad de los regalos, si no con la alegría de poder compartir con los tuyos.

Feliz navidad 🙂

No hay comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.